Menú web 
Categories Menu

Reintegro de Pensionistas

El reintegro de pensionistas consiste en el abono del importe de las aportaciones de la prestación farmacéutica ambulatoria que supere los límites máximos de aportación mensual de 8,23, 18,52 y 61,75 euros  establecidos en la norma (importes actualizados 2015). Estos importes se reintegrarán a los pensionistas titulares y beneficiarios de la prestación farmacéutica ambulatoria del Sistema Nacional de Salud, siempre que tengan reconocido el derecho a la asistencia sanitaria con cargo al Sistema de Salud de Aragón, y hayan abonado alguna cantidad por encima del límite de aportación que les corresponde.

  • Renta inferior a 18.000 euros: límite máximo de aportación mensual 8,23 euros
  • Renta igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000: límite máximo de aportación mensual 18,52 euros.
  • Renta superior a 100.000 euros: límite máximo de aportación mensual 61,75 euros.

Ver enlace reintegro de pensionistas.

INFORMACIÓN SOBRE MODIFICACIÓN EN EL COBRO DE LA APORTACIÓN FARMACÉUTICA A LOS PENSIONISTAS A PARTIR DEL 1 DE DICIEMBRE DE 2015.

A partir del próximo día 1 de diciembre los pensionistas aragoneses no tendrán que realizar aportaciones a su prestación farmacéutica ambulatoria que superen los topes mensuales establecidos, siempre que utilicen el sistema de receta electrónica, que supone actualmente más del 92% de las recetas de pensionistas. Con el comienzo de cada mes, los pensionistas volverán a aportar hasta llegar de nuevo a su tope. Esta facilidad solo será posible para aquellos usuarios que utilicen el sistema de receta electrónica.

Para las recetas en papel, la farmacia cobrará la aportación que corresponda sin tope y las cantidades que superen estos máximos se reintegrarán por parte de la Administración como se venía haciendo hasta ahora, tanto por el procedimiento de oficio mensual o trimestral como tras reclamación por el pensionista.

Por este motivo, se aconseja a los usuarios que guarden siempre el ticket de la farmacia y las copias de las recetas en papel para comprobar que el cálculo es correcto y poder reclamar en caso de que no lo fuera.